El interminable pleito entre Angelina Jolie y Brad Pitt aún no llega a su fin, y la guerra continúa por los bienes del divorcio. Desde 2016, la que fuera una de las parejas más envidiadas de Hollywood se ha visto envuelta en escándalos, escenas de violencia, investigaciones del FBI y demandas cruzadas. Les ponemos en situación para uno de los divorcios famosos más controvertidos de los últimos años.

El inicio de «Brangelina«

Como muchos saben, Angelina Jolie y Brad Pitt se conocieron durante el rodaje de “Sr. y Sra. Smith” en 2004. Fue el germen de lo que conocimos como “Brangelina”, un concepto que la prensa rosa dio a la mediática pareja. Por aquel entonces, Brad Pitt aún no se había separado de Jennifer Aniston, algo que se produjo en 2005. Ambos se casaron finalmente el 23 de agosto de 2014, en el castillo de la Provenza francesa Château Miraval, una propiedad que juntos adquirieron en 2008.

Para cuando llegó el concilio, Angelina y Brad ya tenían seis hijos: tres adoptados (Maddox, Pax y Zahara) y tres biológicos (Shiloh, Vivienne y Knox). A excepción de Knox, todos han renunciado al apellido Pitt de manera directa e indirecta. ¿Pero por qué?

El incidente del avión

El 14 de septiembre de 2016, ocurrió lo que se ha conocido como “el incidente del avión”. Antes de coger un vuelo privado entre Francia y California, Brad y su hijo Maddox, de 15 años por aquel entonces, comenzaron a discutir, llegando a mayores. Ante tal situación, Angelina salió a defender a su hijo, algo que no gustó a Pitt, acusándola de sobreprotectora.

Ya en el avión, el actor, lejos de calmarse, encerró a Angelina en el baño del avión, la empujó contra la pared, “le agarró y sacudió la cabeza”, y la amedrentó dando puños en la pared. Al salir, estaba pálida y sus hijos, con cara de preocupación, le preguntaron si estaba bien. Fue Brad quien contestó: “¡No!, mami no está bien. Está jodiendo esta familia”, a lo que uno de los niños le contestó: “No es ella, eres tú”. Al oír esto, Brad salió corriendo hacia él, y Jolie se tiró encima de su espalda para evitarlo, sufriendo lesiones en el codo y en la espalda.

En un momento del vuelo, Brad derramó cerveza sobre Angelina; en otro, vertió cerveza y vino tinto sobre los niños. Al final del vuelo, impidió durante 20 minutos que la familia desembarcara, después de que ella le dijera que se irían a un hotel. Pitt le contestó que “No te llevarás a mis malditos hijos”, y volvió a empujarla. Seis días después del incidente, Jolie presentó el divorcio ante la corte en Los Ángeles. Un divorcio que se consumó en 2019, pero con una situación de por medio que aún anda lejos de resolverse.

Bienes del divorcio y custodia

En primer lugar, las propiedades. El tema de los viñedos está siendo un quebradero de cabeza para Pitt. La disputa por Château Miraval ha sido intensa. Entre las condiciones del acuerdo de divorcio, Brad Pitt incluyó una cláusula de adquisición preferente por la cual, si alguna de las partes quería desprenderse de su participación en Château Miraval, debía ofrecérsela al otro antes de traspasarla a un tercero. En enero de 2021, Angelina manifestó su deseo de deshacerse de su cuota, después de argumentar que, desde el divorcio, Pitt le había impedido acceder a la propiedad con sus hijos. Un mes más tarde, los abogados de ambas partes iniciaron las negociaciones.

La situación de los hijos ha sido otro punto conflictivo. La estrategia de Jolie es dilatar cualquier proceso judicial relativo a los hijos comunes con la intención de que pase el tiempo, alcancen la mayoría de edad y ya no haya posibilidad alguna de obligarles a que estén un tiempo determinado con cada progenitor. Por su parte, los argumentos que esgrime Angelina Jolie para negarse a darle la custodia compartida a su exesposo tienen como origen ese incidente no del todo aclarado que se produjo en el avión privado en 2016.

El impacto en los hijos en el proceso de divorcio

Hasta el momento, todos los hijos, menos Knox, se han retirado el apellido Pitt de una u otra manera. La última en unirse a sus hermanos fue Shiloh. El pasado 27 de mayo, según la web TMZ, cuando Shiloh cumplió 18 años, comenzó los trámites legales para eliminar el apellido Pitt de su nombre. Otro caso llamativo es el de su hermano Pax, quien en 2020, no dudó en compartir una foto en Instagram de Brad, con motivo del Día del Padre, dándole «cariño: «¡¡Feliz Día del Padre a este imbécil de clase mundial!! Una y otra vez demuestras que eres una persona terrible y despreciable«.

El incidente del avión fue investigado por el FBI, que decidió no presentar cargos contra Pitt. Esta respuesta por parte de las autoridades hizo que Angelina Jolie denunciase al FBI por falta de diligencia en la investigación, acusación que no había trascendido hasta hace unos días. Si la denuncia contra el FBI prosperase, podría provocar la reapertura del procedimiento contra el actor.

Por otro lado, Brad Pitt ha denunciado a Angelina por la propiedad de Château Miraval. Entre las peticiones que el actor ha incluido en la demanda está que el juicio por la venta de Miraval sea celebrado ante jurado, decisión que parece influenciada por el reciente juicio entre Johnny Depp y Amber Heard. Aunque antes de iniciarse ese proceso todo apuntaba a que el magistrado iba a fallar en favor de Heard, finalmente el jurado dio la razón a Depp, que además, vio cómo mejoraba su imagen de cara a la opinión pública. Un efecto colateral que bien podría estar buscando Pitt cuya imagen, como la del protagonista de Piratas del Caribe, está ahora manchada.

Divorcio con un futuro incierto

La situación es tan complicada que desde el entorno de Brad Pitt afirman que la decisión de Jolie no es casual, sino que busca claramente hundir uno de los proyectos en los que Pitt ha puesto más ilusión y trabajo. A consecuencia de ello y con intención de demostrar el dolo en el actuar de su exmujer, Pitt ha solicitado que el juicio sea ante jurado, en un intento de limpiar su imagen pública.

Este pleito, que involucra a una de las parejas más emblemáticas de Hollywood, continúa como uno de los divorcios famosos más complejos y prolongados en la historia reciente. La disputa sobre los bienes del divorcio, especialmente el Château Miraval, y la lucha por la custodia de sus hijos continúan siendo los principales puntos de conflicto. El resultado de estos procesos no solo definirá el futuro de los implicados, sino que también podría sentar un precedente en cómo se manejan los divorcios de alto perfil en el mundo del entretenimiento.

Por lo tanto, el caso Jolie-Pitt es un claro ejemplo de cómo las disputas personales pueden escalar hasta convertirse en batallas legales prolongadas, con implicaciones que trascienden lo familiar y afectan propiedades y proyectos profesionales. La resolución final de estos conflictos sigue siendo incierta, pero lo que está claro es que ambos actores continuarán luchando por lo que consideran justo, en una saga que parece no tener fin.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando...

Autor: Mónica Oscáriz Faraut | Artículos - Linkedin de Mónica Oscáriz Faraut
Mónica Oscáriz Faraut es abogada de Barcelona, licenciada en derecho por la UB. Experiencia de más de 35 años en el ejercicio de la abogacía ha completado su formación con numerosos cursos y masters.